Hoy en día las instituciones gubernamentales, partidos políticos y políticos en general, se enfrentan con un problema muy grande denominado “la desconfianza”, cada vez es más común como ciudadano sentir la decepción por el incumplimiento de alguna promesa de campaña o hacia algún servicio o trato mal recibido por parte de alguna institución gubernamental.

La opinión pública mexicana ha perdido la confianza en sus políticos y en el funcionamiento de la democracia. Los datos de las encuestas muestran una tendencia hacia las actitudes autoritarias y de desconfianza, y dibujan una ciudadanía que se informa mayoritariamente a través de medios de comunicación en los que se favorece al escándalo antes que la reflexión.

En el 2017 el INEGI realizó una encuesta a propósito del día de la administración pública y en dicha encuesta los resultados marcan que más del 60% de la población manifiesta que confía en sus instituciones públicas como educación, salud, el ejército y la marina; por otra parte solo 1 de cada 10 personas expresan tener confianza en sus partidos políticos, diputados y senadores.

Otro dato interesante para interpretar la debilidad democrática de los ciudadanos es dónde adquieren su información política. El 76% de los ciudadanos la obtiene de la Televisión, lo que contrasta con el 9% que se informa de la política por radio, el 5% en periódicos y sólo el 4% en Internet. La información política de los medios de comunicación favorece el escándalo antes que la reflexión. ¿Cómo influye está información en las valoraciones y decisiones políticas del mexicano?

Cada día es más común encontrarte con nuevos políticos, gente joven, gente con el entusiasmo de hacer las cosas bien y ayudar a la sociedad, es por ello que es importante que nosotros como ciudadanos nos demos a la tarea de darles seguimiento a esas nuevas generaciones que igual que todos están cansados de lo mismo, porque como dice el dicho “Perro viejo, no aprende trucos nuevos”, es importante darle vuelta a la página y apostar por las nuevas generaciones.

Y como reflexión te dejo lo siguiente; A pesar de la desconfianza y el descontento, ¿Tú como ciudadano tienes la responsabilidad de estar bien informado para la toma de decisiones?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí