GINEBRA (proceso.com.mx).- El Secretario General de Naciones Unidas António Guterres manifestó su tristeza al conocer la tragedia ocurrida por la explosión del ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, que provocó múltiples víctimas mortales y heridos de diversa consideración.

En un mensaje enviado a la prensa, Guterres expresó su solidaridad con las víctimas, así como con el pueblo y el gobierno de México y ofreció la asistencia del sistema de las Naciones Unidas a las autoridades nacionales.

Guterres señaló que de acuerdo a fuentes periodísticas, la tarde del viernes unos ladrones perforaron el ducto situado en un área de cultivos en el municipio de Tlahuelilpan, ubicado en el centro del país.

A continuación, se trasladaron a la zona diversos habitantes del lugar que trataban de recoger el combustible vertido y, posteriormente, se produjo el estallido que ha causado un balance provisional de más de 70 muertos y casi un centenar de heridos.

Guterres reconoció que el gobierno de México ha puesto recientemente en marcha un plan para combatir el robo de combustible, ya que su sustracción ilegal se ha duplicado durante los dos últimos años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí