CIUDAD DE MÉXICO. 5 de marzo (apro).- La nueva calificación negativa, emitida en días pasados por Standard & Poor´s, fue atribuida por el presidente Andrés Manuel López Obrador al mal desempeño del sexenio pasado y, en particular, al ejercicio fiscal de 2018.

En esta jornada, el mandatario por primera vez evitó reprocharle a la calificadora, como ha hecho en otras ocasiones, y aseguró que se trata de un castigo al fracaso de la política neoliberal.

“No teníamos nosotros nada que ver con el gobierno, pero nos toca pagar los platos rotos, para que esto también quede claro. Fue una política económica ineficiente caracterizada por el saqueo y la corrupción”, dijo en relación al año pasado.

En particular, se refirió a Pemex y Comisión Federal de Electricidad, las empresas productivas del Estado, que resintieron la nota negativa de la calificadora y sobre la cuales, el titular del poder ejecutivo sostuvo que han sido saqueadas como ninguna otra empresa en los gobiernos anteriores.

No obstante haber atemperado su posición respecto a las calificadoras internacionales, sí reiteró que les reprochaba “de manera fraterna y respetuosa”, haber callado ante la corrupción en las mencionadas empresas a las que solían calificar muy bien.

Esta vez, López Obrador expuso su optimismo en su combate a la corrupción, planteado en su conferencia de prensa de esta mañana como una variable que no están tomando en cuenta.

Añadió que no cuenta con una estrategia concreta para convencer a diferentes sectores de la importancia de sus medidas, pero confió en que “los hechos van a ir hablando”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí