Se le conoce como responsabilidad social corporativa al conjunto de expectativas que un público tiene de los negocios a los que sigue. También, el concepto tiende a ser referido como el nivel de involucración que un negocio tiene con la sociedad en la cual pertenece. Algunas de las acciones relacionadas con una admirable responsabilidad social corporativa podrían ser el hábito continuo de donar a personas necesitadas, la muestra de respeto hacia la naturaleza y los movimientos a favor de la mejora en ecosistemas locales, la restauración y el cuidado del patrimonio local y, por supuesto, el hecho de equilibrar las acciones corporativas evitando percepciones de odio y/o la difamación de la marca como tal.

En tiempos de sensibilidad como los que vivimos hoy por hoy, es difícil mantener un equilibrio en la sociedad ya que esto involucra demasiados puntos de vista y de valoración. Por ese motivo, algunas compañías pudieran sufrir un poco más que otras cuando se muestran públicamente a favor de ciertos movimientos, ideas, o grupos de personas. La compañía Texana YETI es una de las mejores marcas americanas encargadas de la manufactura y distribución de productos termoplásticos y termo-metálicos. Recientemente, la marca sufrió la pérdida de más del 12% de los seguidores que tenían en sus redes sociales. Esto se debió a comentarios propios de la marca en los que apoyaban firmemente al movimiento llamado ‘Black Lives Matter’, lo cual no cayó muy en gracia a un buen porcentaje del público republicano estadounidense. Entonces, ¿Por qué las compañías Latinoamericanas tienden a salirse con la suya cuando arriesgan su percepción social?

La respuesta común sería decir que por que tienen el dinero suficiente como para persuadir y evitar la infamia. De hecho, esto sucede por que las audiencias tienden a exigir apoyo gubernamental y no el apoyo del sector empresarial. En países como Estados Unidos, Canadá o España, la clientela/audiencia tiende a exigir a las empresas millonarias a colaborar en el bienestar plural, la educación, el cuidado del medio ambiente en donde radican y el respeto e integridad social aceptable en general. La aplicación de esta práctica en empresas latinas podría significar una mejor relación entre las empresas y sus clientes, así como también el despertamiento de las exigencias por parte de las distintas audiencias existentes. Es responsabilidad, o al menos es esperado, del sector empresarial generar ‘para el pueblo’ y laborar concorde a una ética profesional y comprensible.

Al final, el utilizar la responsabilidad social corporativa no es más que destinar parte del capital millonario de cierta empresa al crecimiento de su localidad y la aprobación social de quienes le apoyan. Una verdadera campaña de mercadotecnia capaz de ayudar tanto al ambiente como a las personas que lo conforman.

Lic. Javier Salinas

Analista de Mercado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí