Tanto las personas como los negocios adoptan nuevas técnicas de supervivencia dependiendo de la situación en que se encuentren. Hoy, el mundo entero pasa por un evento en particular que hace un año era completamente inimaginable. El COVID-19 se ha convertido, por ahora, en nuestra nueva normalidad. Por consecuente, muchos negocios atraviesan momentos de incertidumbre y problemas financieros. No es ningún secreto que la economía mundial ha decaído gracias a este fenómeno. Entonces, ¿cómo podemos utilizar el marketing como una herramienta para evitar la desaparición de empresas?

Al igual que los negocios y las personas, la mercadotecnia evoluciona dependiendo de las situaciones, los eventos y las modas que tomen lugar en la actualidad. Gracias a que los hábitos diarios y las necesidades humanitarias cambian, los estudios de mercado, así como la producción en pasadas campañas de promoción tienden a tener diferentes resultados a los anticipados. Los cambios drásticos en la vida habitual de nuestros clientes son un factor principal para el análisis de nuevas técnicas de promoción. Fallar en prestar atención a los nuevos hábitos y necesidades podría significar un muy mal tiempo para la empresa en cuestión. A su vez, el negocio correría el riesgo de perder la clientela con la que ya contaba. La presencia continua dentro de cualquier industria es fundamental para el crecimiento de toda corporación incluso en tiempos de recesión. En la actualidad, y haciendo referencia a la pandemia, muchas de las actividades comerciales cometen el error de no implementar nuevas estrategias de venta e imagen publicitaria.

En esta recesión, es indispensable enfocar los esfuerzos publicitarios tanto en la comodidad como en el cuidado de los clientes a quienes los servicios/productos son ofrecidos. Si bien es cierto, ofrecer experiencias se vuelve más complicado que vender un producto. Es por eso que muchos restaurantes, museos, bares, discotecas, escuelas y hoteles pudieran resentir más el golpe que ha causado el COVID-19. No obstante, es indispensable replantear las estrategias publicitarias para seguir generando ingresos. También, promover el cuidado personal, así como las recomendaciones de salubridad, organizar o planificar ofertas llamativas, plantear y promover protocolos de higiene y velar por la seguridad del cliente son estrategias que promueven y demuestran la importancia que una compañía le tiene a sus consumidores. Por ultimo, cabe resaltar que el uso de campañas sociales-digitales es más que necesario ya que es una de las únicas maneras de comunicar mensajes personalizados a distancia, mantener una comunidad al tanto de nueva información referente a un propio negocio y promover servicios de manera constante.

Al final del día, la recesión no solamente ha golpeado fuertemente a un solo país ni a una sola industria. Los problemas causados por la actual enfermedad son presentes en todo el mundo y la necesidad de salir adelante obligará a emprendedores y grandes empresas a modificar sus métodos promocionales con la finalidad poder adaptarse la esta nueva normalidad. Ahora, como compradores podemos ayudar a nuestras respectivas comunidades consumiendo localmente, apoyando a pequeños negocios, sugiriendo y comunicando necesidades abiertamente y respetando los protocolos sanitarios que ayudan no solo a disminuir el riesgo de contagio, sino también a revitalizar la economía poco a poco.

Un problema económico tan grande no lo puede remediar un grupo de empresas. Pero una comunidad entera por supuesto que lo podría intentar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí