El internet ha llegado a revolucionar la manera en la que se genera la opinión pública. A diario los usuarios nos encontramos compartiendo y emitiendo información en las redes sociales sobre acontecimientos. Esto es favorable en el sentido de que cada vez somos más ciudadanos participando en temas de interés público; el problema es que muchas veces queremos opinar impulsivamente, sin antes reflexionar nuestro comentario.

Para evitar publicar irresponsablemente opiniones que generen confusión, desinformación y para que nuestra opinión no se quede en una etapa superficial, escribí una guía básica para generar contenido mejor fundamentado:

  1. Infórmate. Muchas veces, las opiniones que leemos o publicamos se desvían del eje central del tema. Esto se da por la desinformación que existe al momento de emitir una postura sin tener una idea clara de lo que está sucediendo.
  2. Reflexiona. Es importante pensar sobre los pros y contras del tema o asunto, a fin de estar en condiciones de dar referencias, razonamientos o argumentos de lo que se piensa.
  3. Actúa. Que tus acciones sean congruentes con tus palabras es de suma importancia. Evita caer en la doble moralidad.
  4. No te ofendas. Ten en cuenta queno todo se trata de ti.
  5. Sé selectivo. Ejerce tu libertad de expresión sin caer en el libertinaje. Vale más una opinión bien estructurada que un millón sin fundamentos.
  6. Si bien la opinión tiene un carácter persuasivo, respeta la de los demás y debate con argumentos para una participación constructiva.

Opinar de forma objetiva y argumentada te ayudará a construir un pensamiento crítico y hará que tu postura tenga más peso en temas sociales, económicos, políticos o ideológicos.


PAULINA TREVIÑO

Activista política, joven entusiasta de la participación ciudadana y promotora de las opiniones jóvenes en ámbitos democráticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí