Indignación, coraje, descontento, desconfianza, enojo, etc. Son algunas de las sensaciones que a mí como ciudadano me hizo sentir la noticia del resultado de la consulta ciudadana referente al NAIM.

En esta columna no hablaré de cifras o porcentajes económicos, en esta columna quiero compartir mi reflexión referente a todo lo que se está ocasionando posterior a los resultados de la consulta del NAIM, desde la perspectiva de un joven mexicano.

En la mañana del día lunes 29 de octubre de 2018 el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, salió a dar el resultado de la Consulta Ciudadana llevada a cabo del 25 de octubre al 28 de octubre del presente año,  dando como resultado la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

Para mí es increíble e indignante que un presidente electo que aún no toma posesión, genere un desequilibrio económico de esta magnitud, ¿que nos depara para su administración?

El proyecto del NAIM ya contaba con inversionistas nacionales y extranjeros, ya contaba con instrumentos legales, compromisos y una cierta seguridad hacia los mismos inversionistas.

Como es bien sabido un inversionista siempre tiene el riesgo de perder lo que invierte, es parte de su éxito o en su caso el fracaso. Así que un inversionista lo primero que estudia al momento de invertir es la estabilidad y seguridad de su dinero, eso es lo que les da la confianza de apoyar los proyectos.

Así que sobre esa ideología me pregunto lo siguiente, ¿Qué inversionista va a querer invertir en un proyecto del gobierno, cuando el gobierno no brinda esa confianza, cuando el gobierno en específico el Presidente deja su responsabilidad de toma de decisiones tan inestable?

El tema de la consulta ciudadana para mi es una herramienta democrática importante, ya que da juego a la ciudadanía en la toma de decisiones de algunos proyectos, pero hay proyectos con más fondo que no puede ser posible dejarse a consideración del pueblo, ya que muchos, incluyéndome, carecen de conocimientos económicos, políticos, sociales, etc. Para la toma de decisiones con tanto impacto, incluso impacto global.

Incluso a mi punto de vista, está consulta ciudadana dejó más que claro el miedo que tiene el Presidente Electo AMLO en tomar decisiones por sí mismo, dejando su responsabilidad a la ciudadanía en la toma de decisiones, para que el día de mañana si llega a fallar dicho proyecto él tenga la protección de decir “La decisión la tomó el pueblo” y el tranquilamente lavarse la manos.

Y con todo el desequilibrio que dejo esta Consulta Ciudadana les quiero dejar la siguiente reflexión, ¿Realmente estamos preparados e informados para participar en tomas de decisiones tan importantes para México? Porque a como veo los resultados de todo esto, está claro que no.


RODRIGO ZEPEDA CARRASCO

Analista Jurídico en la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales. Comentarista en temas de interés en el sector político, social, emprendedor y más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí