El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó ayer un decretó para que las Islas Marías dejen de ser un penal y formen parte de un centro para la cultura y las artes.

Este centro penitenciario comenzó en 1905, bajo el mandato de Porfirio Díaz, formado por 274.2 kilómetros cuadrados.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Gobernación (Segob), las Islas Marías valen 9 mil 661 millones de pesos.

Están a 180 kilómetros mar a dentro del puerto de Mazatlán y a 112 de Nayarit.

Actualmente, entre sus “muros de agua” hay 600 reos de los cuales 200 ya habrían de cumplir condena.

Durante el gobierno de Álvaro Obregón, fueron recluidos presos políticos.

Posteriormente, el presidente Lázaro Cárdenas firmó el decreto para que el penal quedara bajo la responsabilidad de la Segob.

A mitad del siglo pasado llegaron a las Islas Marías las primeras familias de los presos a vivir con los sentenciados.

En la década de 1950 se confinaron los reos más peligrosos, surgiendo el mito de la prisión más cruel e inhumana.

En el sexenio de Luis Echeverría ordenó convertirlo en un modelo de readaptación social.

El ahorro que significará el cierre de estos penales al erario, según el propio presidente, alcanzarían los 700 millones de pesos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí