MONTERREY (apro).- La elección extraordinaria para alcalde de esta capital se decidió el domingo con una cerrada victoria de menos de un punto porcentual, a favor del candidato del PRI, Adrián de la Garza, sobre el aspirante del PAN, Felipe de Jesús Cantú Rodríguez.

Con este resultado se prevé que la elección vuelva a ser judicializada, como la que se desarrolló el pasado 1 de julio, cuando el triunfo del mismo panista, por margen de 0.89%, fue anulado por supuesto desaseo en la captación y conteo de votos.

Con la totalidad de las mil 595 casillas contabilizadas y con un bajísimo 32.84% de participación ciudadana, De la Garza se impuso con 117 mil 513 sufragios (40.77%) a Cantú, que captó 114 mil 867 (39.85%), lo que deja una diferencia de 0.91 por ciento.

Sin embargo, aún restan 109 actas, equivalentes, al 6% del total, que no fueron computadas, y que al ser incluidas en la cifra final, pueden marcar una tendencia definitiva.

En un lejano tercer lugar quedó Patricio Zambrano, del PT, que colectó 41 mil 459 papeletas (14.38%). El socialité ya reconoció públicamente que el voto no le favoreció.

A las 18:01 del domingo, inmediatamente después de que cerraron las casillas, tanto el tricolor como el albiazul convocaron a conferencias de prensa para anunciar, cada uno por su lado, que habían obtenido la mayoría, y pedían a su oponente que aceptara la derrota.

En la sesión permanente de la Comisión Estatal Electoral de Nuevo León, el consejero presidente, Mario Garza Castillo, señaló que los resultados del Sistema de Información Preliminar de Resultados Electorales (Sipre) ofrecen una perspectiva de las tendencias de la votación, aunque no proporcionan resultados finales.

Explicó que hasta el miércoles, cuando sean abiertos los paquetes en la Comisión Municipal Electoral, incluídos los que no se contaron el domingo, se determinará oficialmente quien obtuvo la mayoría, con lo que se procederá a entregar la respectiva constancia.

La expectativa es que el nuevo alcalde con su planilla de síndicos y regidores rinda protesta el día último del año, aunque no se descarta que, debido al estrecho margen de diferencia entre los dos punteros, el que resulte derrotado recurra a los tribunales para demandar una minuciosa revisión de la votación.

Mientras se decide quién será el próximo edil electo, Monterrey es gobernado desde el 5 de noviembre por un concejo ciudadano, encabezado por un concejal presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí