CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Que Fitch Raitings, la calificadora trasnacionales sobre capacidad crediticia bajara ayer la calificación a Pemex, motivó una reacción airada del presidente Andrés Manuel López Obrador que calificó a la firma de “hipócrita” e falible, además de que le reprochó no tomar en cuenta que su gobierno combate la corrupción.

“Si imponen una política económica durante 36 años y luego hay un cambio, pues están molestos, inconformes y tratan de desprestigiarnos”, agregó.

En Palacio Nacional, durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador se refirió una vez más “al período neoliberal o neoporfirista”, para luego cargar sobre la calificadora:

“Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos, que permitieron el saqueo, que avalaron la llamada reforma energética, que sabían que la inversión no llegó, no se incrementó la inversión en Pemex y nunca dijeron nada”.

Fitch Raitings bajó ayer dos puntos la calificación crediticia de Pemex, colocándola a un paso de perder el grado de inversión, entre otros motivos, por la concentración de la toma de decisiones en la dirección general.

La lectura del mandatario es otra: se está recuperando el control de la petrolera, combatiendo el robo de combustible y limpiando la corrupción, por lo que reclamó la reducción en la calificación.

Según López Obrador, a las agencias como Fitch, no les gusta el cambio que representa su gobierno y aseguró que Pemex está mejo que en los últimos 30 años porque su principal problema era la corrupción y ahora se está limpiando.

Los análisis externos a su administración han motivado rechazos y descalificaciones desde la tribuna presidencial matutina, pues en las últimas semanas, el titular del Poder Ejecutivo ha rechazado prospectivas de crecimiento económico del Fondo Monetario Internacional, el Bank of America, e inclusive el Banco de México, instituciones a las que ahora se suma Fitch Raitings por su análisis sobre Pemex.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí