Este miércoles consideró Andrés Manuel López Obrador que no son significativas las pérdidas que se pudieran estar generando por la lentitud registradas en algunos puntos de la frontera entre México y Estados Unidos, posteriormente de que Washington reubicara agentes para agilizar trámites migratorios acumulados.

Sin embargo, Marcelo Ebrard, advirtió que si el problema de ralentización no se superaba pronto habría un costo para los dos países, que mantienen un millonario intercambio comercial.

“No es significativa (…) no hay”, dijo hoy el presidente López Obrador en su conferencia de prensa “mañanera”, consultado por las pérdidas.

“Es un tema que ya se está atendiendo, hay muy buena comunicación con el gobierno de Estados Unidos (…) Nosotros estamos ayudando, lo vamos a seguir haciendo para que se evite un conflicto, que mantengamos abierta la frontera. Hasta ahora les puedo decir que están abiertos los cauces, las garitas, no hay ningún problema”, explicó en una conferencia de prensa.

El mandatario afirmó que un cierre de la frontera no conviene a nadie, poco después de que el presidente Donald Trump amenazara este miércoles nuevamente con cerrarla si el Congreso de su país no toma medidas para lidiar de inmediato con lagunas en materia de inmigración y seguridad.

Con información de Forbes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí